sábado

Características de las Briofitas

Las briofitas son las embriofitas más primitivas. Se hallan distribuidas por todo el planeta, desde las regiones tropicales a las zonas polares. Excepto unas pocas especies acuáticas, exclusivas de las aguas dulces, casi todas son terrestres y a pesar de no ser parásitas resultan a veces perjudiciales para otras plantas, pues forman espesas alfombras que impiden el crecimiento de otras especies. Requieren menor intensidad lumínica que las restantes plantas, por lo que son los habitantes más habituales del interior de las cuevas. La tolerancia a la desecación es muy común entre las briofitas, aunque no es un carácter absoluto y constante, varia notablemente entre las especies. Por ejemplo, especies que habitan bosques húmedos-sombríos son muy sensibles a desecarse, mientras otras que habitan zonas áridas y desérticas, sobreviven efectivamente a los periodos de desecación. ( Kürschner 2003; Oliver 2005; Proctor 2002 ).

Carecen de tejidos vasculares especializados, ( xilema y floema ), por lo tanto, en sentido estricto, todos las briofitas carecen de hojas, tallos y raíces auténticas, puesto que estas estructuras se encuentran definidas en parte por la presencia de tejidos vasculares en ellas. Sin embargo, en muchos libros los términos “hoja” y “tallo”, se utilizan para designar a las estructuras tipo hoja y tipo tallo de los gametofitos de las hepáticas foliosas y de los musgos.

Presentan un ciclo de vida haplo-diplonte, con una alternancia de generaciones heteromórficas, con una predominancia del gametofito, y donde el esporofito puede tener un crecimiento indeterminado o determinado./ Durante la etapa reproductiva, el gametofito produce órganos sexuales masculinos denominados anteridios, o femeninos llamados arquegonios. Los arquegonios, son órganos en forma de botella, provistos de una pared constituida por una capa ordinariamente sencilla de células, en la cual se distinguen dos partes, llamadas vientre y cuello. La porción ventral encierra una célula central, grande, que se divide poco antes de la madurez y produce la ovocélula, y una célula del canal del vientre situada en la base del cuello. A estas dos células siguen, en el cuello, las células del canal del cuello./ Los anteridios, gametangios masculinos, son formaciones globosas o mazudas, cuya pared, formada por una sola capa de células, encierra el tejido espermatógeno. Las pequeñas células espermatógenas, más o menos numerosas, se dividen cada una en dos espermátidas, que se desprenden de la masa del tejido en que se han originado y se transforman en sendos espermatozoides provistos de dos flagelos cerca del extremo anterior./ Los anteridios y los arquegonios pueden encontrarse en plantas separadas, en diferentes ramas de la misma planta, o también juntos en el mismo ápice.

Los rizoides sólo se utilizan para la fijación, ya que la absorción de agua y de iones inorgánicos se realiza de forma rápida y directa por todo el gametofito.
Desde el punto de vista bioquímico, ( pigmentos, sustancias de reserva, etc. ), las briofitas solamente concuerdan con un grupo de talófitas: las clorofitas; sin embargo, no se conocen formas intermedias de ninguna clase, ni en el pasado, ni en la actualidad.

Las adaptaciones básicas necesarias para que éstos organismos colonizaran la tierra se pueden resumir en:

1.- Cutícula: escuda a los delicados tejidos acuosos adyacentes, evitando la deshidratación. Esta cutícula está estrechamente relacionada con la presencia de estomas, poros especializados cuya función principal es regular el intercambio de gases.

2.- Hojuelas o filoides: se extienden en el aire para absorber luz y efectuar la fotosíntesis.

3.- Raicillas: penetran en el suelo para dar anclaje.

4.- Talluelo o cauloide: sostiene a las hojuelas y las conecta con las raicillas.
5.- Protección: se desarrolló una capa estéril que recubría las células productoras del esperma y de las ovocélulas, así como también recubría las células productoras de espáras.

6.- Agua: se halla reducida al mínimo la necesidad de la misma para la reproducción; sin embargo, necesitan de ella para hidratar a los gametos masculinos y para que éstos puedan llegar al arquegonio para fecundar al gameto femenino.

7.- Retención del cigoto dentro del gametangio femenino
.