lunes

¿Qué es el efecto invernadero?

El efecto invernadero es un fenómeno natural que permite mantener la temperatura del planeta, al retener parte de la energía proveniente del Sol; sin embargo, el aumento de la concentración de dióxido de carbono (CO2) proveniente del uso de combustibles fósiles ha provocado la intensificación del fenómeno y el consecuente aumento de la temperatura global, el derretimiento de los hielos polares y el aumento del nivel de los océanos.

Antecedentes históricos

Svante Arrhenius fue el primero en proclamar en 1896 que los combustibles fósiles podrían dar lugar o acelerar el calentamiento de la tierra. Estableció una relación entre concentraciones de dióxido de carbono atmosférico y temperatura. También determino que la media de la temperatura superficial de la tierra es de 15oC debido a la capacidad de absorción de la radiación Infrarroja del vapor de agua y el Dióxido de Carbono. Esto se denomina el efecto invernadero natural. Arrhenius sugirió que una concentración doble de gases de CO2 provocaría un aumento de temperatura de 5oC. El junto con Thomas Chamberlin calculo que las actividades humanas podrían provocar el aumento de la temperatura mediante la adición de dióxido de carbono a la atmósfera.

Después de los descubrimientos de Arrhenius y Chamberlin se olvidó el tema durante un tiempo. En este tiempo se pensaba que la influencia de las actividades humanas eran insignificantes comparadas con las fuerzas naturales, como la actividad solar, movimientos circulatorios en el océano.

En 1940 se produjeron desarrollos en las mediciones de radiaciones de onda larga mediante espectroscopia de Infrarrojo; Gilbert Plass resume estos resultados en el año 1955. El concluye en que la adición de dióxido de carbono a la atmósfera capta la radiación Infrarroja que se perdería al la atmósfera externa y al espacio, provocando un sobrecalentamiento de la tierra.
En los años finales de la década de los cincuenta y principio de 1960, Charles Keeling empleó la tecnología mas avanzada para producir curvas de concentración de dióxido de carbono atmosférico en la Antártica y Mauna Loa. Estas curvas fueron una de las señales y pruebas más grandes sobre el calentamiento de la tierra. Las curvas mostraban una tendencia de disminución de las temperaturas registradas entre los años 1940 a 1970. Al mismo tiempo la investigación sobre los sedimentos oceánicos mostró que existieron no menos de 32 ciclos de calor-frío en los últimos 2,5 millones de años en lugar de solo cuatro como se pensaba. Los medios de comunicación y muchos científicos ignoraron los datos científicos de entre 1950 y 1960 en favor de un enfriamiento global.

En los años 1980, finalmente, la curva de temperatura media anual global comienza a aumentar. La gente comienza a cuestionar la teoría de una edad de hielo. En los años 1980 la curva comienza a mostrar aumentos de la temperatura global tan intensos que la teoría sobre calentamiento global comienza a ganar terreno. Las ONG medioambientales comienzan a establecer la necesidad de protección global del medio ambiente para prevenir un calentamiento global de la tierra. La prensa comienza a intervenir y pronto se convierte en primeras noticias a escala global. Tan fuerte fue el poder de los medios de comunicación que crean una presión social que comienza a calar en la gente, sobre el cambio climático e impactos negativos. Stephen Schneider predijo por primera vez el calentamiento global en el año 1976. Esto le convirtió en el mayor experto y liderazgo en relación al calentamiento global.

En 1988 se reconoce finalmente que el clima es más caliente que antes de 1880. Se reconoció la teoría del efecto invernadero y se estableció el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) por el Programa Medioambiental de las Naciones Unidad y la Organización Mundial Meteorológica. El propósito de esta organización es predecir el impacto de los gases de efecto invernadero teniendo en cuenta modelos previstos sobre el clima e información
bibliográfica. El Panel consiste en mas de 2500 científicos y expertos técnicos de mas de sesenta países de todo el mundo. Los científicos pertenecen a distintos campos de investigación como climatología, ecología, economía, medicina y oceanografía. El IPCC se reconoce como el grupo de cooperación científica pionero más grande de la historia.

Por ahora no existen demasiadas medidas referentes al cambio climático. Esto es debido a que todavía existe mucha incertidumbre sobre la teoría sobre el cambio climático. Pero el cambio climático es un problema global y difícil de resolver por los países de manera individual. Por esto, en 1998 se estableció el protocolo de Kyoto en Kyoto, Japón. Este es un instrumento para la participación de todos los países firmantes para reducir las emisiones de gases invernadero como (CO2, CH4, N2O, HFCs, PFCs, y SF6) para al menos 5% por debajo de los niveles de 1990 en el periodo de servicio de 2008 al 2012. El protocolo de Kyoto fue firmado en Bonn en el año 2001 por 186 países. Varios países como EE.UU. y Australia se han retirado.

Las partes firmantes además de las obligaciones adquiridas de limitar sus emisiones en las cuotas a cada uno asignadas para el periodo 2008-20012 estableciendo los mecanismos necesarios para estimación de sus emisiones y absorción por los sumideros, se comprometieron a:

• Fomentar las energías renovables.
• Proteger y fomentar los sumideros promocionando la gestión forestal sostenible, la forestación y la reforestación.
• Promover la agricultura sostenible.
• Promover la investigación sobre nuevas fuentes de energía y tecnologías para el secuestro del dióxido de carbono.
• Reducir y eliminar gradualmente los incentivos fiscales, las exenciones tributarias, subvenciones y deficiencias de mercado en general que sean contrarios a los objetivos de reducción de emisiones adquiridos.
• Medidas para reducir las emisiones no controladas por el Convenio de Montreal, en el sector del transporte.
• Formular programas nacionales y o regionales para mejorar los factores de emisión limitando el aumento de emisiones.
• Formular, aplicar, publicar y actualizar periódicamente programas con medidas para mitigar el cambio climático y para facilitar una adaptación adecuada al cambio climático.
• Los programas que se realicen guardarán relación con la energía, el transporte, la industria, la selvicultura y los residuos que se verán reflejados en la planificación espacial.
• Deberán presentar información sobre las medidas adoptadas para el cumplimiento de las anteriores obligaciones.
• Promoverán la transferencia de tecnologías y procedimientos ecológicamente racionales a los países en vías de desarrollo.
• Cooperaran en investigaciones para reducir las incertidumbres relacionadas con el cambio climático.
• Facilitar el conocimiento publico de la información sobre el cambio climático y el acceso del público a ésta.
• Informar sobre los programas y actividades establecidos.

A pesar de que cambio climático afectará a todo el mundo, especialmente a los países mas pobres, no se ha logrado el consenso internacional suficiente para la puesta en marcha del Protocolo de Kyoto por razones de índole económica. Nuestra actual economía se basa en el consumo del petróleo y sus derivados cuya combustión es la principal fuente de dióxido de carbono. Restricciones o presiones en el consumo de energías fósiles afectará sin duda a la competitividad de las empresas al suponer un sobre costo de inversión sin rentabilidad adicional alguna y esto países como EEUU y Rusia no están por la labor de admitirlo de momento, a pesar incluso de que Rusia goza de un cupo de emisión que sin duda no agotará por la recesión actual de su economía.

El Protocolo de Kyoto fue ratificado por la Unión Europea en su conjunto mediante Decisión 2002/358/CE de 25 de abril, y lo ha puesto en marcha, como si estuviera en vigor, con una clara vocación de liderazgo , adoptando medidas, programas y Directivas para lograr que en conjunto y por separado, cada país alcance los objetivos asumidos en el Protocolo.



Este fenómeno se origina porque el clima de la Tierra se encuentra bombardeado por un flujo continuo de energía proveniente del Sol. La temperatura media en la Tierra se mantiene prácticamente constante en unos 15ºC, pero la que se calcula que tendría si no existiera la atmósfera sería de unos -18ºC. Esta diferencia de 33ºC tan beneficiosa para la vida en el planeta se debe al efecto invernadero.

El motivo por el que la temperatura se mantiene constante es porque la Tierra devuelve al espacio la misma cantidad de energía que recibe. Si la energía devuelta fuera algo menor que la recibida se iría calentando paulatinamente y si devolviera más se iría enfriando.
Por tanto la explicación del efecto invernadero no está en que parte de la energía recibida por le Tierra se quede definitivamente en el planeta. La explicación está en que se retrasa su devolución porque, aunque la cantidad de energía retornada es igual a la recibida, el tipo de energía que se retorna es distinto. Mientras que la energía recibida es una mezcla de radiación ultravioleta, visible e infrarroja; la energía que devuelve la Tierra es, fundamentalmente infrarroja y algo de visible.

Las radiaciones que llegan del Sol vienen de un cuerpo que está a 6000ºC, pero las radiaciones que la superficie devuelve tienen la composición de longitudes de onda correspondientes a un cuerpo negro que esté a 15ºC. Por este motivo las radiaciones reflejadas tienen longitudes de onda de menor frecuencia que las recibidas. Están en la zona del infrarrojo y casi todas son absorbidas por el CO2, el vapor de agua, el metano y otros, por lo que se forma el efecto invernadero. Así se retrasa la salida de la energía desde la Tierra al espacio y se origina el llamado efecto invernadero que mantiene la temperatura media en unos 15ºC y no en los -18ºC que tendría si no existiera la atmósfera.

En 1974 los científicos Frank Rowland y Mario Molina, ( ambos ganadores del Premio Nobel de Química en 1995 ), descubrieron la reducción del grosor en la capa de ozono, principal responsable en evitar la penetración de la radiación solar en la superficie terrestre. Actualmente la producción de los gases que provocan el Efecto Invernadero, ( gases de invernadero ), ha aumentado debido a la intervención humana. Estos gases se encargan de absorber y retener parte de la energía emitida por el Sol, impidiendo que los días sean demasiado calurosos o las noches demasiado frías; el aumento en la emisión de estos gases provoca grandes cambios en el clima a nivel mundial, sufriendo alteraciones en las temperaturas regionales, en los regímenes de lluvia, en la agricultura, incremento en la desertificación y la descongelación de los casquetes polares, elevando el nivel del mar y causando inundaciones en las zonas costeras y continentales en todo el mundo.